Too big to fail, too small to be seen

Imagen

Bailarina sobre el toro de Wall Street. Una imagen del movimiento Occupy Wall Street.

Hay quien usa la imagen de la catástrofe, de la tormenta perfecta, del terremoto para ilustrar la crisis. Los que viven y hemos vivido en zonas de alto riesgo sísmico somos muy sensibles a los movimientos que bajo tierra se producen en estas últimas semanas en Chile, en Centroamérica, en México. La imagen del país que soportada la sacudida de la tierra, se repone por el esfuerzo del bombero heroico que emerge de las ruinas… es sólo para las películas de Hollywood y las fantasías de los políticos banales. Una catástrofe es fortuita y exige reconstrucción.

Y esta crisis tiene causas bastante precisas que demandan otra forma de enfrentarla. La austeridad es una mezcla de política monetaria tradicional, expansiva pero ineficaz, de política fiscal indiscriminadamente restrictiva, de salvamentos para los too big to fail y no para los too small to be seen; de política laboral unívoca, de política cambiaria suicida y de falsos avisos de política regulatoria.

Es imposible no sospechar si la austeridad es una llamada temporal al sacrificio de apretarse el cinturón, o una operación para dejar recortado el estado del bienestar y perpetuar los mecanismos que profundizan la creciente desigualdad que emerge como herencia envenenada de este ciclo agotado de varias décadas de neoliberalismo.

El revuelo causado en estos días por el reciente y bien recibido libro del profesor de la Ecole D´Economie de Paris, Thomas Piketty, Capital in the 21st century, publicado en inglés en marzo de 2014 por HUP, tiene que ver con las evidencias que aporta sobre el riesgo de revivir una sociedad basada en la riqueza, nuevamente condicionada por la presencia de los grandes patrimonios, una mezcla de oligarquías tradicionales con los nuevos y escandalosos superejecutivos y los millonarios de los países emergentes, que en un entorno de crecimiento bajo ganan posiciones no por su emprendimiento sino por la vía de su posición dominante y la riqueza heredada. Un esquema que exige, según Piketty, un impuesto global a la riqueza que responda al comportamiento del sistema globalizado.

La desigualdad es causa, síntoma y efecto de esta crisis, un elemento circular. Es el envés del crecimiento global generado por un modelo basado en la hiperglobalización y en los postulados neoliberales, que resiste pese a las evidencias de su agotamiento tras tres décadas de reinado.

La desigualdad es un principio básico y relevante en la negociación de la agenda post 2015 (Claire Melamed, ODI). Es la guía del segundo mandato del Presidente Obama que cerraba enfáticamente su discurso sobre la movilidad económica de diciembre de 2013 diciendo:

And if we refocus our energies on building an economy that grows for everybody, and gives every child in this country a fair chance at success, then I remain confident that the future still looks brighter than the past, and that the best days for this country we love are still ahead.

Es un fundamento muy presente en la Exhortación apostólica evangelii gaudium sobre el anuncio del evangelio en el mundo actual del Papa Francisco, que tiene ricas vivencias personales desde Argentina sobre los efectos de la austeridad, la desigualdad, los experimentos neoliberales y los excesos intervencionistas. Hablando de la economía de la exclusión, en el capítulo sobre la crisis del compromiso comunitario, dice:

El miedo y la desesperación se apoderan del corazón de numerosas personas, incluso en los llamados países ricos. La alegría de vivir frecuentemente se apaga, la falta de respeto y la violencia crecen, la inequidad es cada vez más patente. Hay que luchar para vivir y, a menudo, para vivir con poca dignidad. (…)

Así como el mandamiento de «no matar» pone un límite claro para asegurar el valor de la vida humana, hoy tenemos que decir «no a una economía de la exclusión y la inequidad». Esa economía mata. No puede ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación de calle y que sí lo sea una caída de dos puntos en la bolsa. Eso es exclusión. No se puede tolerar más que se tire comida cuando hay gente que pasa hambre. Eso es inequidad. Hoy todo entra dentro del juego de la competitividad y de la ley del más fuerte, donde el poderoso se come al más débil. (…).

También lo dice el Banco Mundial que publicó en 2013 su informe Inclusion Matters: The Foundation for Shared Prosperity. O el FMI que le dedica una creciente atención en sus documentos. Y hay un largo rosario de economistas han planteado los riesgos ligados a la desigualdad y la necesidad de revertirla. En Europa, sin embargo, le aplicamos esa combinación de acción retórica y ensimismamiento que domina el panorama de la UE. En España es peor. Las evidencias sobre pobreza de Cáritas,sobre desigualdad de Intermón, sobre pobreza infantil de Save the Children o sobre la distribución funcional del PIB en el INE, causan irritación y desmentidos.

Y así nos va y nos puede ir, con nuestros líderes económicos, directivos empresariales y gobernantes u opositores entrecerrando los ojos para ver sólo lo que les interesa.

Advertisements

3 Comments on “Too big to fail, too small to be seen”

  1. Después de lanzar este post, leo éste muy interesante de Samuel Bentolila en el blog Nada es Gratis de FEDEA, sobre la medición de la desigualdad en España, la constatacion de su crecimiento y elementos y referencias para el debate – http://www.fedeablogs.net/economia/?p=36732

  2. […] en Estados Unidos donde se ha convertido en una celebridad. Mucho más que en Francia, donde sus propuestas sobre desigualdad no han tenido tanto […]

  3. […] en Estados Unidos donde se ha convertido en una celebridad. Mucho más que en Francia, donde sus propuestas sobre desigualdad no han sido recibidas con la misma […]


Deje un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s