Piezas para un balance del 2016

video-balance-2016

En estas fechas afloran los balances de fin de año. Son trabajos inabarcables que están centrados en los intereses del que los suscribe pero son siempre sugerentes. Les presento dos opciones entre las múltiples ofertas existentes.

La referencia inicial es un balance económico que me pidieron en la Universidad Loyola Andalucía como Director del Departamento de Economía. Se basa en tres ideas sobre la coyuntura de final de año. Primero, los nubarrones que comprometen el comportamiento de las economías en los países desarrollados (final de la política monetaria superexpansivas en la UE y los EEUU, falta de consenso sobre la política fiscal, fin del petróleo muy barato, cambios de política económica en el gobierno Trump). Segundo, la incertidumbre sobre el comportamiento de las grandes economías emergentes y la inquietud ante el bajo/muy bajo perfil de los compromisos globales derivados de los Objetivos de desarrollo sostenible. Y tercero, el comportamiento macro de la economía española que muestra cifras positivas pero todavía insuficientes para recuperar los efectos de la crisis y combatir dos problemas que comprometen nuestro futuro: una estructura económica que genera inequidad y menos oportunidades para los más vulnerables y una estructura productiva que no permite pensar en una España renovada y mejor preparada para las crisis del futuro.

No es un panorama muy halagüeño. Brexit, Trump, el BCE, la Reserva Federal, la UE en general, van a ser actores muy importantes. En España estamos un poco a merced de la capacidad de nuestros políticos de tomar buenas decisiones de cambio entre los nuevos equilibrios creados por los resultados electorales. 2017 va a ser el año de la politica y ojalá que sea también el de la ciudadanía.

La segunda es un resumen muy interesante de George Magnus en la revista Prospect, menos coyuntural que el mío, sobre las lecciones económicas que deja el 2016. De lo más interesante que he leído. Han seleccionado nueve lecciones que dibujan un territorio poco conocido:

  1. La evidencia de los efectos duraderos y profundos de la crisis financiera.
  2. La necesidad de centrarse no sólo en la economía sino en la economía política (It´s the political economy, stupid!).
  3. La falacia de la agregación, del análisis global, del que deja fuera a actores vulnerables o diferentes.
  4. La necesidad de caminar con las dos patas de la política económica: la fiscal y la monetaria.
  5. El regreso de la inflación.
  6. La despedida del libre comercio como principio económico ineludible.
  7. El efecto de los malditos robots.
  8. La falibilidad de los economistas, que no han dado una.
  9. Pese a todo, concluyen, la economía mundial no va tan mal.

Son piezas para sumar al balance del 2016, que nos asoma a las perspectivas del 2017, que promete ser un año de cambios.

Advertisements

2 Comments on “Piezas para un balance del 2016”

  1. Orlando Altamirano says:

    Pedro

    Excelente balance. Un abrazo de Navidad y Año Nuevo desde tu querida Centro America.

    Saludos

    >


Deje un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s